¡A votar!

Por: Germán Vargas Lleras para el periódico El Tiempo

Yo votaré por Cambio Radical, que siempre ha tenido un norte muy claro en todos los temas cruciales.

Llegó el día de votar con responsabilidad. En mis últimas notas he señalado la importancia de estas elecciones y he dicho que nunca antes se había presentado una situación similar y con tanta trascendencia. Mi receta para este domingo es muy simple. Consiste en analizar las propuestas, desconfiar y, sobre todo, NO votar por…

Candidatos populistas que proponen gastos descomunales en todos los frentes, vías irrealizables, promesas incumplibles en educación y salud, ampliación de subsidios y de su monto y toda serie de locuras, sin identificar fuentes de recursos y que, incluso, por ignorantes, prometen acciones que ni siquiera son del resorte del Congreso. Candidatos que pregonan el odio y la polarización y ven en la anarquía y los paros el camino idóneo para deslegitimar las instituciones y tramitar sus aspiraciones electoreras.

Candidatos que quieren ser congresistas pero, de entrada, anuncian renunciar a sus funciones legislativas proponiendo referendos, plebiscitos y asambleas constituyentes. Candidatos que proponen que el país gaste a manos llenas pero al tiempo pierda su principal fuente de ingresos externos por exportaciones de petróleo y comprometa su autosuficiencia energética y su estabilidad fiscal.

Candidatos que promueven nuevas reformas tributarias para restablecer el impuesto al patrimonio, la renta presuntiva, el aumento del impuesto de renta para asalariados. Que proponen una reforma confiscatoria que vulnera la libre empresa y la propiedad privada. Los que quieren trasladar su odio a la tributación, sin pensar en las consecuencias para el país. Los mismos que en el país vecino se eligieron por detestar a los empresarios ricos, pero adoran a los parásitos nuevos ricos de sus regímenes. Candidatos que proponen reformas profundas de las Fuerzas Militares y de Policía para minar sus capacidades, reducir su tamaño y bajar su presupuesto.

Candidatos que han prometido estimular un régimen laboral que reduce la jornada laboral, sin consideración a la competitividad de nuestras empresas, y también la populista idea de que todos los colombianos reciban un salario mínimo del Estado, independientemente de que trabajen o no. Candidatos que proponen legalizar la producción, el comercio y el consumo indiscriminado de drogas ilícitas, sin ninguna consideración por los miles y miles de familias afectadas y destruidas por este flagelo. Que pretenden que Colombia legalice todo y avance en solitario, en contra de la comunidad internacional.

Yo votaré por el partido Cambio Radical. Un partido que siempre ha tenido un norte muy claro en todos estos cruciales temas. Que siempre se ha opuesto con éxito a tantas propuestas insensatas y populistas. Una colectividad proactiva y responsable, que defiende la institucionalidad con mucho compromiso y eficacia y que, además, ha sido el muro de contención de las demenciales ideas en materia tributaria.

Cambio Radical ha presentado las grandes reformas que el país requiere con urgencia. Comenzando por la gran reforma de la justicia para garantizar accesibilidad, justicia pronta y seguridad jurídica. Así mismo, la necesaria reforma laboral para generar más y mejores empleos, pero también para avanzar en materia de competitividad y productividad. Y la muy conveniente reforma del régimen pensional, pero sin populismos, sin promesas incumplibles, con justicia y equidad, garantizando ingresos mínimos para las poblaciones mayores más vulnerables y eliminando subsidios insostenibles para el sistema. En igual forma ha propuesto reglamentar las consultas previas y los licenciamientos ambientales y la inaplazable reforma de las corporaciones autónomas regionales, entre muchas más, como la reforma del régimen de Salud, que ya desafortunadamente en este gobierno resultaron imposibles de concertar por física falta de interés e incapacidad política.

Aspiro a que este domingo Cambio Radical mantenga e incluso aumente su participación en el Congreso. Los colombianos que nos acompañen y que se identifican con estos propósitos pueden estar tranquilos frente a los riesgos y la incertidumbre que se ha apoderado del panorama político nacional. Es el momento de frenar tanta irresponsabilidad, tanto populismo y tanto desprestigio del Congreso.

GERMÁN VARGAS LLERAS

* Dirección Fundación Carlos Lleras
13 de febrero 2022

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/a-votar-columna-de-german-vargas-lleras-657967

Recommended Posts

Dejar un comentario

Germán Vargas LlerasGermán Vargas Lleras